miércoles, 11 de marzo de 2009

El Origen de la Escritura

Los primeros signos escritos surgieron en Mesopotamia, en la zona comprendida entre los rios Tigris y Eufrates, de la mano de la civilizacion sumeria. Esto sucedia hace ahora unos tres milenios. Los antropologos fechan la aparicion del Horno sapiens sapiens, el hombre moderno, hace unos 40.000 años, aunque algunos estudios indican que su antiguedad se remonta a 92.000 años (ver CONOCER núm. 69). Con él nace el arte rupestre.

Las manifestaciones artisticas más lejanas en el tiempo s~ encuentran en Africa y se extienden posteriormente al Viejo Continente, Australia y América.
Emmanuel Anati, paleontologo italiano, conoce muy bien estas primeras inquietudes artisticas del ser humano. Tiene censados cerca de veinte millones de signos recogidos de 780 enclaves procedentes de las grutas y cuevas de todo el mundo. A esto hay que añadir las obras realizadas en madera, hueso y representaciones hechas sobre materiales orgánicos.

Anati ha encontrado profundas semejanzas en este universo artistico de la Prehistoria; objetos, personas y animales se agrupan en formas identificables llamadas pictogramas; conceptos colectivos, como flechas, bastoncilios o referencias sexuales se encuentran plasmados en signos repetitivos o ideogramas. Y las inquietudes humanas, las emociones y los sentimientos se expresan en gráficos que Anati bautiza como psicodramas.

Este especialista italiano en arte rupestre postula que todo este conjunto es en realidad una forma de lenguaje, una escritura. Su prestigio avala esta teoria, que defiende la existencia de una sintaxis primitiva y universal. Es profesor de paleontologia de la universidad de Lecce y director del Centro Camuno de Estudios Prehistoricos en Italia. Ha enseñado en las universidades de Harvard, de Oxford, Jerusalén y Paris. Y su tesis acaba de aparecer en un libro para el gran público, Los origenes del arte y la formacion del espiritu humano. Lo que Anati expone es una panorámica bien distinta sobrelos primeros balbuceos del lenguaje escrito.

La escritura, según Anati, no habria surgido en Sumeria hace 3.000 años, como postula el punto de vista tradicional, sino que se remontaria al continente africano, hace cuarenta mil años. Anati ha reconstruido la historia de un pueblo europeo, los antiguos camunianos, que ocupaban el valle de Camonica, al norte del pueblo italiano de Breccia.

Tradicionalmente, la historia comienza con la llegada de los colonizadores romanos, hace unos dos mil años. Pero mucho antes, hace 10.000 años, las poblaciones autoctonas habian desarrollado una intensa actividad social y religiosa. Los miles de grabados en las rocas encontrados a 1.500 metros de altitud en los Alpes Lombardos, son el testimonio de los rituales, batallas, cacerias y actividades cotidianas de estos habitantes ya desaparecidos.

Para Anati, la humanidad se caracteriza por la necesidad de crear obras de arte. Es decir, lo intrinsecamente humano está ligado a la creatividad artistica. Los criterios aplicados a los hominidos, el grupo formado por los seres humanos y sus antecesores, han sido la postura erecta o la facultad de andar de pie, el desarrollo del cerebro y la capacidad para fabricar herramientas.

El surgimiento del Horno sapiens sapiens fue paralelo al del arte, que ha constituido un lenguaje coherente durante milenios. Anati coincide también con el linguista norteamericano Noam Chomsky, en el sentido de que todos los seres humanos tenemos impresa una gramática y sintaxis universal. Esta gramática está programada de antemano en nuestro cerebro por un organo del lenguaje, que justifica el hecho de que los niños aprendan a hablar tan pronto.

El origen de estas estructuras neuronales disenadas para asimilar la gramática se remontaria, según el paleontologo italiano, a miles de años, cuando el hombre, que vivi de lo que cazaba y recolectaba, empezo a expresarse mediante el arte, en efecto se tratase de una forma de lenguaje escrito, el calendario de la Historia deberia retrasarse, puesto que desde el punto de vista convencional arranca con la invencion de la escritura, hace unos 5.000 a 6.000 años.

Pero descifrar este lenguaje no es fácil. Nuestras facultades depercepcion han sido alteradas y modificadas por la civilizacion urbana, y nuestro racionalismo tiene poco en común con la logica y los sistemas de asociacion primarios que guiaban las sociedades de los pueblos primitivos. «Nos cuesta aceptar como ordenado y logico, desde nuestra propia perspectiva, algo que no pertenece a nuestra cultura», ha dicho Anati.

Un ejemplo de esta dificultad lo constituye la filosofia de los aborigenes australianos cuando salen de caza. Esta comunidad ha conservado, en cierta medida, el modo de vida de los antiguos cazadores prehistoricos. Anati cita el ejemplo del etnologo Lewius Mountford, que preguntaba a un aborigen antes de salir de caza por qué pintaba al animal que iba a cazar. «¿Como es posible cazar sin pintar primero?», fue la respuesta del australiano.

Una explicacion podria ser el hecho de que, a lo largo de numerosas cacerias, los aborigenes pintaban después los animales muertos. Estas representa ciones de la naturaleza muerta simbolizan el éxito de las expediciones. Si el éxito favorece el dibujo, ¿por qué no habria de suceder lo contrario? La pintura del animal vivo favoreceria su caza, por lo que se dibujaba al animal antes de capturarlo.

Anati piensa que el arte satisface una exigencia psicologica y que libera al individuo de tensiones. Se da el hecho de que el hombre de Neandertal, que convivio con el Horno sapiens moderno durante algunos miles de años, no creo ningún tipo de arte reconocible, por lo que se supone que los neandertales no experimentaron esa exigencia psicologica. Junto con el arte aparecieron los primeros indicios de lenguaje simbolico escrito, en forma de ideogramas y psicogramas. Esto implica expresion y comunicacion, un modo que tenian los hombres primitivos de transmitir las creencias a lo largo de las generaciones.

El arte rupestre europeo es el mejor conocido, y está experimentando un auge notable. Hace veinte años los especialistas se contaban con los dedos de una mano, y ahora suman más de 300. A pesar de todo quedan muchos huecos que llenar y muchas zonas por explorar, sobre todo en el continente africano. Es en Tanzania donde se encuentran las pinturas más antiguas.

Tan solo en Lessofto se han catalogado 500 pequeñas grutas y refugios que contienen casi un millon de imágenes. Y el número de grutas inexploradas se estima en unas diez veces mayor. En la India, cerca de Bophal, se han contabilizado más de 2.000 grutas y refugios con pinturas, y de todo este conjunto ha sido estudiada una minima parte. Anati visito esta region y encontro 3.000 representaciones, aunque estima que ¿ deben de existir unos dos millones. Zonas inmensas repletas de arte rupestre se localizan en la Union Soviética, China, Argentina, Brasil y otras regiones del mundo, y todavia no han sido catalogadas.

Los métodos de análisis y comparacion, unidos a las nuevas técnicas para estudiar el más insignificante detalle y las dataciones precisas han conocido unos progresos espectaculares. Toda esta tecnologia es capaz de descubrir al artista que está detrás de la pintura o el grabado. Se pueden establecer las marcas y estilos personales, extraer las huellas digitales del autor o averiguar si un trabajo está realizado con la mano derecha o la izquierda.

Estos avances, que desvelan hasta silos artistas prehistoricos eran diestros o zurdos, se complementa con ayuda de ordenadores. WARA son las siglas del programa World Archives of Rock Art (Archivo Mundial del Arte Rupestre), que pertenece a la UNESCO y que está dirigido por el propio Anati. El ordenador facilita el inventario y una comparacion rápida de las analogias y diferencias entre las obras, los materiales y los útiles utilizados por los artistas.

A todo esto se unen otras disciplinas complementarias, como la geologia; la polinologia, que estudia los granos de polen, y la dendrologia, que aporta informacion sobre el pasado mediante el estudio de los anillos de los árboles. La Historia puede traspasar las limitaciones impuestas por los documentos escritos y remontarse asi en el tiempo de un modo considerable.

El estudio del arte, para el paleontologo italiano, podria revelar como estaba estructurado el conocimiento en los primeros Horno Sapiens sapiens, cuál fue su logica y su psicologia. Posibilita una ventana a la mente de aquellos hombres. Un ejemplo evidente se encuentra en las cuevas de Altamira. Los grandes signos rojos de la galeria, llamados «tectiformes», son un misterio. No suscitan ninguna asociacion en particular, y según Anati representan la quintaesencia de algo que no podemos definir, que nos impresiona vivamente e incluso llega a embotar nuestros sentidos. «Es algo que está profundamente arraigado en nosotros», dice este paleontologo.

Quedan muchos datos por conocer en la impresionante andadura del ser humano, desde que sus antecesores empezaron a andar hace más de tres millones de años. Biologos y paleontologos coinciden en que el hombre moderno tuvo su punto de partida en Africa remontándose 200.000 años en el tiempo. El arte aparece mucho después, hace unos 40.000 años. Las tesis que defiende Anati crearán una division casi inevitable a favor y en contra, pero es asi como avanza la ciencia.

 
© 2007 Template feito por Templates para Você