domingo, 12 de julio de 2009

El Hombre Endiosado

El hombre moderno se ha endiosado. Orgulloso y autosuficiente, piensa que la ciencia, la técnica, la informática, la robótica etc.., han desplazado al Dios vivo y verdadero, al Dios creador, al Dios revelado por Jesucristo, al Dios de la Biblia.

El centro y fin de su existencia no lo ocupa ya Dios, sino él mismo. El Dios Salvador del hombre ha quedado obsoleto, arrinconado. Ya no se le necesita para explicar ni el universo ni el misterio o el origen de la vida.


La trascendencia se ha borrado de su horizonte. Sólo lo material, lo inmediato, lo terreno.. concita su atención.

Ya no existe ni la conciencia, ni el pecado, ni la Ley divina, ni el premio o castigo eternos, ni las realidades sobrenaturales. La Iglesia se ha quedado obsoleta. Su mensaje es medieval Es una ONG, un poco más eficaz y organizada que las otras...

Para muchos el destino de la humanidad es la desaparición y la muerte y con ella la nada. Este el progreso que nos están vendiendo los listos de turno, que copan en gran parte los medios de comunicación.

Consuela dentro de este panorama tan risueño y halagador , el comprobar que todavía, persiste una gran mayoría de gente, que vivimos anclados en la fe de nuestros mayores sabiendo discernir lo que es progreso verdadero de vacuidad existencial.

Determina normas de conducta para sí mismo y para los demás, se atreve a increpar o cuestionar hasta el propio Dios, haciéndole la típica pregunta del ¿”por qué a mi?, y con mas atrevimiento “¡esto no es justo!”, fija las metas y la forma “correcta de hacer las cosas”, asume el papel de Dios.

Como sus normas no admiten discusión, demanda obediencia absoluta, nada ni nadie escapa de ellas, ¡todos deben hacer las cosas a su manera!.

Juzga las actitudes de Dios, de otros y las propias sobre esa base de normas que él mismo ha determinado, todo lo que esté fuera de esas normas es malo o equivocado.

Quien asume esta posición de poseedor de la verdad absoluta, o sea de Dios, busca venganza cuando alguien “ose” desobedecer esas normas, ¡me desobedeciste , por lo tanto te puedo castigar! Por cualquier medio intentará controlar circunstancias y personas tal que sus normas sean respetadas. Solo confiará en sí mismo.

Ejerce y declara independencia soberana, haciendo lo que le plazca, cuando y como se le antoje. “Es mi vida, mi dinero, mi carrera, ¡déjenme en paz!”.

Busca la alabanza, la aprobación y aceptación de los demás y no del Dios verdadero. Nunca pide ayuda ni dirección, mucho menos disculpas a nadie, ni siquiera a Dios. “Soy suficientemente capaz para hacer cualquier cosa solo”.

Con tantos “dioses” sueltos; resulta imposible buscar armonía, de allí que cuando se busque, esta se hace difícil, más si es en torno a alguien que usurpa el papel de Dios, el resto se desbandará en tantas formas como dioses impostores existan.

Nadie dialoga considerando siquiera la posibilidad de estar equivocado, de aquí proviene el sectarismo, el fundamentalismo y la arrogancia, esto no solo se manifiesta en los partidos políticos, también lo muestran los cristianos que pese a creer en un solo Dios, en su hijo Jesucristo y en el Espíritu Santo, viven resaltando las diferencias en vez de hacerlo con las coincidencias.

Todos olvidan que quien tiene la última palabra es Dios Padre, nos solazamos en las diferencias de salvación por predestinación o por libre albedrío, si San Nicolás y el Espíritu de la Navidad, etc. ”Pero tú, ¿por qué juzgas a tu hermano?, o tú también, ¿por qué menosprecias a tu hermano?. Porque todos compareceremos al tribunal de Cristo”. (Romanos 14:10).

Aquella luz verdadera, que alumbra a todo hombre, venía a este mundo. Jn 1:9

Otra vez Jesús les habló diciendo: “Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.” Juan 8:12

A Jehova Dios el creador del mundo y tambien del hombre, a ese Dios maravilloso y pecfecto es que debemos honrar, el cual por su misericoldia nos dios la vida.

 
© 2007 Template feito por Templates para Você