sábado, 13 de noviembre de 2010

La palabra de Jesús, prohibida para los marroquíes

Celebraba reuniones 'secretas' para propagar la fe evangélica
La conducta puede ser condenada de tres a seis meses de cárcel

"El Islam es la religión del Estado, que garantiza a todos el libre ejercicio de los cultos", reza el artículo 6 de la Constitución alauí. Sin embargo, la predicación a marroquíes se considera ilegal y cualquier acción encaminada a alejar a un musulmán de su religión puede ser condenada de tres a seis meses de cárcel, según el artículo 220 del Código Penal.

El misionero estadounidense que ha sido expulsado este viernes por las autoridades marroquíes ha tenido suerte y no ha dado con sus huesos en la cárcel después de que se le detuviera el jueves en la provincia central de Al Hauz, cerca de Marrakech. No se han revelado ni su identidad ni la comunidad cristiana a la que pertenece.

Aunque sí que ha trascendido desde el Ministerio marroquí del Interior que se le encontró celebrando una reunión 'secreta' con la intención de propagar la fe evangélica entre un grupo de 14 personas, compuesto sobre todo de mujeres y niños.

Para Interior, ese encuentro tenía como objetivo "quebrantar la fe de los musulmanes y atentar contra los valores religiosos del reino", y para apoyar sus afirmaciones aseguran que se incautaron de material que lo demuestra, como folletos o vídeos.

 
© 2007 Template feito por Templates para Você