viernes, 1 de mayo de 2009

GIGANTES EN LA MITOLOGIA, EL ARTE, LA CIENCIA Y LA HISTORIA, MITOS

LAS AMAZONAS: UNA LEYENDA ENTRE EL MITO DE LOS GIGANTES

Y hasta aquí el mito, una raza de gigantes habitantes de un remoto pasado, maestros, guerreros, artesanos, magos, semidioses... Con las amazonas da comienzo lo que podemos considerar una leyenda entre las leyendas. Una raza de mujeres guerreras que destacaron por méritos propios en un mundo dominado por el hombre.

El comienzo de su historia parece remontarse a los tiempos en que Teseo abandonando el trono de Atenas se reune con Hércules para luchar contra éstas. Más tarde Teseo se casaría con Antíope, reina de las Amazonas. Según la leyenda, ambos eran descendientes de Poseidón, es decir, de una raza de gigantes atlantes. Vivían en una isla en el lago Tritón, tenían abundancia de árboles frutales, rebaños de cabras y ovejas. Practicaban la caza mayor y se ejercitaban para la guerra. Una vez derrotados sus enemigos, el pueblo de las Gorgonas y los Atlantes, fundaron la ciudad de Mirina, ciudad que dío origen a otra leyenda según la cual allí solo vivían mujeres y los varones eran entregados a sus padres o simplemente "eliminados".

Se dice que el pueblo de las Amazonas ocupó Líbia, Egipto, Siria... llegando a luchar en Atenas hasta ser vencidas por Teseo, después de lo cual se dispersaron; unas se encaminaron hacia el Cáucaso, otras hacia la Dacia... llegaron también a centro europa donde llegaron a ser conocidas como las valkirias y a la tierra de Anthia (en la actualidad la zona de Galicia, León y Asturias). Cuando el imperio atlante se derrumbó, las amazonas se quedaron en las Antillas. Tirso de Molina aseguraba que efectivamente, las amazonsa americanas descendían de las europeas y que habían llegado al nuevo mundo mucho antes de que lo hiciesen los conquistadores europeos.

El nombre de Amazonas (del girego amazoi, sin pecho) les viene dado por una leyenda que corría sobre esta tribu de mujeres donde se decía que de alguna forma se hacían amputar un pecho, bien por medios quirúrjicos, bien extirpándeselo ellas mismas con el fin de poder manejar con precisión el arco. Como expertas guerreas utilizaban también otras armas como la doble hacha y la espada, también un escudo con una luna creciente o una serpiente las distinguía. Formaban un excelente ejército de caballería y parece que prueba de ello son algunas de las tumbas encontradas en Europa donde los cuerpos de algunas de estas mujeres fueron descubiertos junto a sus caballos. Estos pueblos de mujeres eran gobernados por dos reinas, una de las cuales se ocupaba de exclusivamente de la organización militar y la guerra.

Su vida en tiempos de paz transcurría en la subsistencia a base de la agricultura, la ganadería y la caza. Parece que el único contacto con los hombres se reducía a esporádicos encuentros períodicos con tribus vecinas con el fin de procrear. Si como resultado de la unión era un varón el que parían éste era devuelto al padre, se le daba muerte o se le cegaba según otras leyendas. Existen relatos en los que se asegura que tras las incursiones guerreras entre los pueblos de alrededror las niñas eran raptadas y separadas de su familia.

De su apariencia física nos llegan diferentes relatos de distintas épocas y lugares con unos rasgos comunes... Fray Gaspar de Carvajal y Fernandez Oviedo dicen de las amazonas americanas que: "hacían tanta guerra como los indios... eran altas, de gran estatura...parecían de una raza diferente a la india y sobresalían por su estatura...mujeres blancas y altas, de cabellos largos y trenzados, armadas con arcos y flechas. Estas mujeres, al igual que las amazonas mitológicas, eran expertas en el arte de la guerra, intrépidas y valerosas".

Cuando Américo Vespuccio llegaba a tierras americanas describió así el encuentro con un pueblo de gigantes posiblemente patagones: "llegaron 36 hombres y algunas mujeres, de tan elevada estatura que cada uno de ellos era de rodillas más alto que yo de pie; en conclusión, tenían una altura de gigantes, cada una de las mujeres parecía Pentiselea y los hombres Anteos...".

Una de las reinas de las Amazonas fue percisamente Pentiselea que destacó por su estatura, hija de Ares y Otrera. Acudió con un ejército auxiliar a Troya sitiada por los griegos; fue muerta por Aquiles, quien más tarde lamentaría su muerte conmovido por su belleza y juventud. Tersites fue asesinado por Auiles por insultar su cadaver. Doimedes, amigo de Tersites, furioso por el asesinato arrojó el cadaver de Pentiselea al río Escarnandro. Recordemos que otra de las reinas Antíope, era descendiende del mítico gigante atlante Poseidón.

En los restos humanos encontrados en lo que fue la antigua Anthia y en otros lugares de centro europa se puede observar que se trata de mujeres de elevada estatura y fortaleza. De los restos arqueológicos se puede deducir que eran inteligentes y dotadas de una gran cultura, constructoras de tumbas, túmulos, conocían el arte de la fundición, la agricultura y la construcción de armas.


Relatos históricos afianzan también la existencia de este mito y así podemos encontrar testimonios como el de Pablo Diácono (vivió en la época de Carlomagno, en el siglo VIII), en el libro I, capítulo XV, de su obra histórica "De los hechos de los Longobardos" (pueblo al cual pertenecía) dice que cuando los langobardos (o longobardos), marchando con su rey, llegaron a un gran río, les fue impedido el paso por las amazonas. Según relata hay una primera lucha en la que los langobardos son vencidos, para después llegar al acuerdo de resolver la lucha en un combate singular con espadas, dentro dle agua, entre una amazona y un guerrero longobardo, resultando vencedor el longobardo y permiténdoles las amazonas continuar en paz su camino.
Este mismo autor, refiriéndose a las amazonas menciona "He oído decir que aún existen en las partes más remotas de Germania".

En el poema épico francés "La Muerte de Manrique (en francés Aymeric)" se menciona que un ejército de 30.000 amazonas guerreras musulmanas, procedentes de un país meridional llamado Femenia, atacaron la ciudad de Narbona, en el Sur de Francia, en los tiempos en que los musulmanes invadieron la Península Ibérica. Posiblemente ésto esté relacionado con el hecho histórico citado anteriormente del ataque a Valencia.

Si este hecho tiene alguna base real, podría tener relación con las amazonas musulmanas que atacaron Valencia. Al respecto se cree que: "Hubo auténticas amazonas musulmanas. Traían las de Valencia un corte especial de pelo que Alfonso el Sabio atribuye a un voto por algún motivo particular". Estas amazonas de piel oscura recibieron el nombre de Nugelimath turquía, destacaron por su altura y belleza así como por su gran destreza en el uso del arco.

En tiempos prehistóricos la isla griega de Lemnos estaba habitada solo por mujeres. Esta isla era llamada gynaikokratumene, reinado de mujeres. Los Argonautas llegan a esta isla en su camino a la Tierra de Colchis (al este del Mar Negro) y son bien recibidos por las Amazonas y su reina Hypsipyle.

Las excavaciones en la zona de Poliochni han sacado a la luz un pueblo mayor que todos los conocidos contemporáneos y del doble de Troya. Este poblado de la temprana Edad de Bronce tenía casas espaciosas colocadas en bloques a lo largo de una calzada norte-sur con abundantes pozos y un sistema de drenaje. El pueblo estaba circundado por una muralla de 5 metros de alto con ranuras para arqueros. Esto es sorprendente porque de este período solo en Poliochni se han encontrado puntas de flecha y sería coincidencia que las Amazonas son reconocidas por ser magníficas arqueras. Los habitantes de Poliochni parece ser poseían riquezas pues se han encontrado innumerables tesoros entre las ruinas, además de un punto que hay que señalar: las construcciones de las casas habitación eran uniformemente grandes, lo que demuestra una sociedad con muy pocas diferencias sociales.

Durante unos 400 años (1000-600 A.C.) según los griegos, las Amazonas fueron un pueblo fuerte en la zona turca. Al parecer llegaron a gobernar grandes porciones de Europa, Asia Menor y África. Se establecieron ciudades llamadas Amazonium en Pontus y la Isla de Patmos y numerosas poblaciones antiguas, incluyendo Smyrma y Éfeso, claman haber sido fundadas por ellas. Varias ciudades acuñaron monedas, erigieron estatuas y templos en honor de sus fundadoras. Y aunque los mismos griegos más tarde trataron de disminuir las leyendas tachándolas de falsas, si las mujeres guerreras nunca hubieran existido, nunca hubieran invadido Atenas, como Plutarco y muchos otros aseguran que lo hicieron.

Conocidas como oyorpatas en el Cáucaso, marpasias o getas en la Dacia, en Hungria se las llamaba gyenes, conocidas por todo el centro europa como valkirias; las amazonas dejaron a su paso un estilo de vida y una organización social que todavía perdura hoy en día en muchas zonas de la geografía no solamente europea. El fenómeno social conocido por "amazonismo" ha sido estudiado por investigadores e historiadores de muchas épocas. Hoy aún perviven costumbres y ritos entre la sociedad y folklore de muchos pueblos en los que el papel que desempeña la mujer en la sociedad es de vital importancia. Son sociedades conocidas como matriarcales y la proximidad o referencias de asentamientos amazónicos cercanos hace sospechar que ciertos roles sean heredados de éstas. En muchos pueblos es la mujer quien elige la pareja, se ocupa de las tierras, el ganado y gobierna la familia.

Mujeres independientes y autosuficientes, adoradoras de Diana-Artemisa, diosa de la caza, diestras en el arte de la guerra, de una fortaleza y belleza envidiables. Un pueblo pacífico que vivía de la agricultura y la ganadería pero a la vez celoso de su independencia que defendería hasta la muerte, valiente pero jamás ensañado en las crueldades propias de la guerra. Logró subsistir miles de años para ser enterradas y olvidadas por un mundo dominado por el hombre el cual intentó relegar su existencia al mito y la fantasía...

 
© 2007 Template feito por Templates para Você