lunes, 1 de marzo de 2010

Fuerte aumento en febrero del número de iraquíes muertos por la violencia

El número de iraquíes muertos en febrero en actos de violencia aumentó a casi el doble con respecto a enero, informaron este lunes las autoridades, cuando falta apenas una semana para las elecciones legislativas del 7 de marzo, las segundas desde el derrocamiento de Sadam Husein en 2003.

El número de iraquíes muertos en febrero en actos de violencia aumentó a casi el doble con respecto a enero, informaron este lunes las autoridades, cuando falta apenas una semana para las elecciones legislativas del 7 de marzo, las segundas desde el derrocamiento de Sadam Husein en 2003.

Según los datos de los ministerios de Salud, del Interior y de Defensa, murieron en febrero 352 iraquíes (211 civiles, 45 policías y 96 soldados). Esta cifra significa un aumento del 80% respecto a enero, cuando los muertos fueron 196, y del 40% respecto a febrero de 2009. El número de heridos llegó a 684, de los cuales 414 civiles, 155 policías y 115 militares.

Paralelamente, 52 insurgentes murieron y 661 fueron detenidos, según las autoridades iraquíes. Estas cifras se publican cuando falta apenas una semana para las elecciones legislativas del 7 de marzo, comicios que las autoridades temen sean ocasión de ataques de los grupos insurgentes y de Al Qaida.

El consejero nacional de Seguridad iraquí, Safa Hussein, declaró a la AFP el domingo que las fuerzas de seguridad iraquíes descubrieron y evitaron por lo menos 10 atentados con coche bomba en febrero. La mayoría de esos atentados iban a realizarse en Bagdad y hubieran causado "muy grandes daños", dijo.

Además, Hussein estimó que un periodo sin gobierno, como el que vivirá sin duda Irak después de las elecciones, tras las que se esperan largas negociaciones, permitirá a Al Qaida aprovechar el vacío de poder para cometer ataques.

En efecto, los analistas estiman que, después de los comicios, Irak tardará semanas, e incluso meses, en dotarse de un gobierno. El gran número de listas y la división del campo chiíta hará que ningún partido tenga una victoria clara, por lo que las negociaciones para formar gobierno llevarán tiempo.

En las elecciones de diciembre de 2005, los tres candidatos más votados tardaron tres meses en lograr un acuerdo. La etapa de transición que sigue a las elecciones "es un periodo favorable para los terroristas", estimó Hussein, que considera su principal preocupación "el tiempo para formar gobierno".

El consejero de Seguridad iraquí se espera a vivir "tiempos difíciles", pero "después de la formación de gobierno, creo que progresaremos rápidamente", dijo. Aunque debilitada con respecto a los años precedentes, Al Qaida puede todavía dar golpes fuertes, como lo demostraron la serie de cruentos ataques cometidos en los últimos meses contra instituciones iraquíes de la capital.

Y, a principios de febrero, una serie de ataques contra chiitas en ocasión de una peregrinación religiosa dejaron más de cien muertos. "Al Qaeda va a tratar de influenciar el proceso (electoral) en su conjunto, pero nosotros pensamos que ya no tiene capacidad para alcanzar sus objetivos", afirmó Hissein.

Finalmente, según las cifras publicadas el lunes, las pérdidas militares norteamericanas fueron cinco en febrero, una de ellas en combate, es decir un balance igual al del mes pasado. En total, 4.380 soldados norteamericanos murieron en Irak desde la invasión de 2003, según un balance establecido por la AFP a partir de los datos del portal independiente icasualties.org.

 
© 2007 Template feito por Templates para Você