viernes, 5 de marzo de 2010

Mateo 16:27 - Recompensados por sus obras

Entonces Jesús dijo á sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese á sí mismo, y tome su cruz, y sígame. (25) Porque cualquiera que quisiere salvar su vida, la perderá, y cualquiera que perdiere su vida por causa de mí, la hallará. (26) Porque ¿de qué aprovecha al hombre, si granjeare todo el mundo, y perdiere su alma? O ¿qué recompensa dará el hombre por su alma? (27) Porque el Hijo del hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces pagará á cada uno conforme á sus obras (Mateo 16:24-27 ).

Tanto los promotores del evangelio de la gracia como los defensores de la ley son culpables de cerrar los ojos a los textos que no apoyan a su punto de vista.

Los de la gracia no tienen muy buenas explicaciones para los textos que parecen apoyar la observancia de la ley. Los de la ley tratan de decir que la gracia es dada precisamente para poder obtener la victoria sobre el pecado y guardar la ley. Por su obediencia saldrán impunes en el juicio.

Por lo tanto, los que proclamamos el evangelio de la gracia tenemos que tomar muy en cuenta textos y pasajes bíblicos que parecieran enseñar que la salvación a final de cuentas será en base a las obras. Tenemos que prestar atención a pasajes como el de arriba, que cuando venga el Señor Jesús, "pagará a cada uno conforme a sus obras".

El cristianismo ha entendido esa frase de nuestro Señor Jesús siempre a su manera, sin comprender plenamente el significado de cada una de esas palabras en relación a su contexto (el resto de las palabras que rodean las palabras que dijo Jesús en ese mismo pasaje).

Interpretan las palabras de Jesús: "pagará a cada uno conforme a sus obras" como si Mateo se hubiera olvidado de escribirlas y al último momento las hubiera puesto allí en Mateo 16:27.

Los del evangelio de la gracia tratan de construir toda una doctrina aparte en base a estas palabras. Dicen que estas palabras no enseñan la salvación por las obras sino la recompensa de los justos. Que los justos serán recompensando por sus obras. Es decir, que creyeron en Cristo para salvación, y por la fe. Pero que después de salvos, sus obras fueron tan buenas y tan grandes que en su segunda venida, Jesús los recompensará de una manera especial. De todos modos esta doctrina enseña que habrá una categoría especial de salvos, los que tuvieron más y mejores obras que otros que fueron salvos por la fe. Al fin y al cabo, esta doctrina termina por las obras, y termina por estresar al creyente a más y mejores obras que sus hermanos en la fe. Nuevamente pone a los creyentes en competencia unos con los otros bajo sus líderes que son los que controlan los reglamentos de la compentencia - todo por el afán de que cuando Jesús venga, según Mateo 16:27 sean recompensados por sus obras.

Otra enseñanza que tienen los cristianos evangélicos es que no se trata de nuestras obras, sino de las obras de Cristo. Que el cristiano recibirá la recompensa de las obras de Cristo, por haber sido recubiertos con la justicia y la obediencia de Cristo. Aunque esta doctrina teológicamente tiene solidez bíblica, Mateo 16:27 no enseña todo eso en un solo versículo.


Los de la ley por supuesto ven en este versículo fuertes municiones para usar en contra del evangelio de la gracia. Declaran que al fin y al cabo estas palabras de Jesús apoyan la Epístola de Santiago. Que la fe al fin y al cabo se manifiestará al último día con las obras. Por lo tanto los creyentes deben guardar la ley y dedicarse a las obras porque al fin y al cabo no recibirán recompensa sino tienen obras.

¡Qué curioso que para los cristianos que según Jesús en sus buenas obras la mano derecha no debía saber lo que la izquierda hacía (Mateo 6:3), el móvil e interés en todos estos conceptos de obras es la recompensa - y de acuerdo a sus obras!

Entonces, ¿qué es lo que enseña Mateo 16:27? ¿De qué hablaba nuestro Señor cuando declaró que a su venida, él recompensaría a cada uno "según sus obras"?

El significado de "obras" en el griego del Nuevo Testamento, y en Mateo 16:27 en particular

Es increíble como los traductores del Nuevo Testamento pasaron por alto el significado más común de la palabra griega que aquí tradujeron como "obras".

La palabra "obras" en Mateo 16:27 en el griego es "praxis" (debido a su lugar en la oración es literalmente "praxin"). Esta palabra es traducida siempre y equivocadamente como "obras".

Pero en el griego del Nuevo Testamento y de la cultura griega en general de aquellos días, la palabra "praxis" no significaba en primer lugar "obras".

"Obras" es una interpretación según los traductores de la palabra "praxis", pero no es el singificado literal y preciso de la palabra "praxis" tal cual se usaba comúnmente en el mundo griego de aquellos días.


La palabra "praxis" (πραξις) venía del pueblo, especialmente era una palabra que se usaba en el mercado del pueblo.

Esta palabra venía del regateo, del porfiar entre vendedor y comprador. El vendedor cobrando un precio para su mayor ganancia, y el comprador ofreciendo lo menos posible por la mercancía. Finalmente, cuando vendedor y comprador llegaban a un acuerdo, habían acordado a un "praxis".

¡Sí! Ese es le significado principal de "praxis", lo que en Mateo 16:27 se traduce como "obra".

¿Sorprendido? La verdad sorprende.

Los griegos juzgaban que un trato favorable al comprador había sido un "praxis bueno", o si había sido un trato desventajoso para el vendedor había sido un "praxis malo". A todo ese trato se le daba el sentido más generalizado de "obra". Un trato favorable había sido "una buena obra", un trato desfavorable había sido "una mala obra".

¿Sorprendido otra vez? La verdad siempre sorprende.

La palabra "praxis" entonces venía del "intercambio" del resultado de una decisión de aceptar un trato entre dos personas. Era el resultado de un acuerdo negociado, una transacción favorable para el vendedor y el comprador.

El comportamiento humano también se entendía como un intercambio de resultados. Una persona "intercambiaba" los resultados de una buena obra por los resultados de "una mala obra". O vice versa. El buen comportamiento "intercambiaba" los resultados de una mala obra por recibir los resultados de una buena obra.

Praxis: un trato entre dos personas intercambiando bienes o consecuencias favorables para el vendedor y el comprador. El resultado era una "obra" mala o buena. Pero el sentido de obra se refería principalmente a la calidad del trato, del acuerdo, del intercambio, si había sido provechoso o no.

Ese es el sentido de la palabra "praxis" en el Nuevo Testamento que por lo general los traductores han traducido "obra".

Ya que estamos persuadidos que el Nuevo Testamento fue escrito por inspiración divina, por obra del Espíritu Santo en los autores, también suponemos que este sentido de "praxis" debe encajar perfectamente bien con el contexto, o los versículos que rodean a Mateo 16:27.

Así que tratemos de ver como encaja este versículo en todo el pasaje de Mateo 16:21-27.

El tema de Mateo 16:13-20 es que Jesús es el Cristo, el ungido de Dios, "el Hijo del Dios viviente".

Los vs. 21-23 declaran que este Cristo Jesús debía sufrir y morir en Jerusalén y resucitar al tercer día.

El Intercambio de Vidas: El tema de Mateo 16:24-26

En estos versículos Jesús declara que para seguirle a él, y estar en paz con Dios es necesario, es obligatorio realizar una serie de intercambios.

Para poder seguirle a él, es necesario dejar de seguir la vida de uno (v. 24). Hay que intercambiar la vida de uno por una cruz para poder seguir a Jesús.

El v. 25 claramente anuncia la necesidad de otro intercambio. Este intercambio parece paradójico, es decir contra la lógica común: "Porque cualquiera que quisiere salvar su vida, la perderá, y cualquiera que perdiere su vida por causa de mí, la hallará". Hay que intercambiar la vida de uno, perderla por recibir la de él. Según el texto griego, la frase "por causa de mí" no significa un cometido o entrega a cierta causa, sino sencillamente el compromiso a perder la vida de uno por intercambio de la vida de él.

El tema del intercambio de vidas se aclara aún más en el v. 26 con dos preguntas que plantea Jesús, dejando sus respuestas a la consciencia del oyente. "¿De qué aprovecha al hombre, si granjeare todo el mundo, y perdiere su alma? O ¿qué dará un hombre a cambio de su alma?" Esta última pregunta de hecho contiene la palabra griega "antallagma", el objeto del trueque, del intercambio en las transacciones del mercado de aquellos tiempos. Sin "antallagma" no podía darse un "praxis". Sin un objeto de valor, no podía darse un intercambio.

La pregunta de Jesús plantea la respuesta al negativo: "No, el ser humano no puede dar de sí mismo nada en absoluto que le pueda salvar su vida". No puede realizar lo suficiente, ni puede obtener el valor necesario para salvar su propia vida. Necesita un "antallagma" de mayor valor que su propia vida. Ese "antallagma", ese objeto de sumo valor es la vida de Jesús, la cual sí puede presentar como intercambio por su vida. La vida pura, perfecta, totalmente amorosa de Jesús, es lo único que puede presentar como intercambio por su propia vida. Todo lo demás es insuficiente, carece de suficiente valía. Todo lo que no es la persona de Cristo, desmerita al individuo para salvación eterna.

Con este sentido en mente del intercambio de vidas, Cristo presenta la contundente declaración del versículo 27: "Porque el Hijo del hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces pagará a cada uno conforme a su praxis (praxin)." ¡De hecho esta terminación es singular y no plural, por eso es incorrecto traducir esta palabra como "obras"!


Lo que Jesús quiso enseñar es que cuando el Hijo del hombre venga con la gloria del Padre y de sus ángeles, pagará a cada cual según a su intercambio, conforme a la transacción que cada uno ha convenido con Dios.

Si el ser humano pidió a Dios intercambiar su vida por la de Jesús, será recompensado con la vida eterna de Jesús.

Cada cual tiene por delante esa transacción, ese intercambio, ese trueque, ese "praxis" que realizar.

¿Renunciará a su propia vida, intercambiando la vida de Jesús por la suya? Recibirá la recompensa de la vida de Jesús.

¿Se aferró a sus propios méritos y obediencia, buenas "obras" (acciones, no praxis), o se aferró a los méritos y obediencia de Jesús en intercambio por sus méritos y obediencia? Será recompensado conforme a su transacción, a su intercambio, al acuerdo que llegó consigo mismo y con Dios.

Este es el significado de Mateo 16:27: La única vida de valor eterno ante Dios es la propia vida de Cristo Jesús, el Cordero de Dios, que quita con su vida, el pecado del mundo. Que pone su vida, para que todo ser humano la pueda tomar en intercambio por la suya. Todos tienen por delante la responsabilidad de asumir esta transacción con Dios, presentando la perfecta vida de Cristo en cambio por la propia. Cuando el Hijo del Hombre regrese con la gloria del Padre y sus ángeles, él recompensará a todos de acuerdo a lo que cada cual haya acordado con Dios.

Más adelante, en Mateo 20:27,28, el Señor repite la lección del intercambio, y con mayor claridad: "Y el que quisiere entre vosotros ser el primero, será vuestro siervo: (28) Como el Hijo del hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos."

Más que cualquier otro texto que tiene que ver con la segunda venida de Cristo, Mateo 16:27 enseña esta maravillosa verdad: la certeza de la segunda venida de Jesús no se puede enseñar aparte del evangelio de la cruz. La predicación de la segunda venida con sus correspondientes señales y amonestaciones debe enseñarse junto con el evangelio de salvación: que la única manera como el pecador se puede preparar para la segunda venida de Cristo es intercambiando su vida por la vida de Jesucristo. El mismo Salvador que murió en la cruz asumiendo nuestro pecado y muerte es quien vendrá por segunda vez, en la gloria del Padre y de los ángeles, y dará a cada cual conforme al trato que ha hecho con el Cristo crucificado y resucitado. La única recompensa que se dará será la recompensa de su vida, la cual ya es nuestra por la fe cuando creemos en Jesús para salvación.

El profeta Isaías profetizó de este maravilloso intercambio: "Venid luego, dirá Jehová, y estemos á cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos: si fueren rojos como el carmesí, vendrán á ser como blanca lana" (Isaías 1:18).

 
© 2007 Template feito por Templates para Você