sábado, 13 de marzo de 2010

TEMOR DE DIOS (PRTE2)


EL PELIGRO DE NO TENER EL ESPÍRITU DE TEMOR DE DIOS
---------------------------------------------------------------------------
Una de las características de las promesas de Dios es que siempre son grandes, pero se manejan y se alcanzan con un proceso en el tiempo, madurez o estatura espiritual bien definida de acuerdo plenamente a la palabra no a una doctrina, dogma o religión. Y una actitud de guerrero, para tomarlas como lo dijo caleb (Entonces Caleb hizo callar al pueblo delante de Moisés, y dijo: Subamos luego, y tomemos posesión de ella; porque más podremos nosotros que ellos. Números 13:30).

Pero si no tienes la actitud correcta; no sólo en ser optimista, sino también en la responsabilidad que pongas para estar preparado y administrar con inteligencia, y dar cuentas claras de lo que hiciste con lo que se te ha entregado (Mateo 25:14-30) entonces correrás el riesgo de perderlo todo. Por eso la importancia del temor de Dios, por que el temor de Dios no sólo te lleva a respetar a Dios, sino que te lleva a ser responsable con lo que se te entrega por respeto de aquel quien te llamo como hijo.


Deuteronomio 7

21 No desmayes delante de ellos, porque Jehová tu Dios está en medio de ti, Dios grande y temible.

22 Y Jehová tu Dios echará a estas naciones de delante de ti poco a poco; no podrás acabar con ellas en seguida, para que las fieras del campo no se aumenten contra ti.

23 Mas Jehová tu Dios las entregará delante de ti, y él las quebrantará con grande destrozo, hasta que sean destruidas.

24 El entregará sus reyes en tu mano, y tú destruirás el nombre de ellos de debajo del cielo; nadie te hará frente hasta que los destruyas.

25 Las esculturas de sus dioses quemarás en el fuego; no codiciarás plata ni oro de ellas para tomarlo para ti, para que no tropieces en ello, pues es abominación a Jehová tu Dios.

Pero entonces si tú no tomas responsabilidad de las promesas que Dios te da. Dios mismo te entregara a lo que más temes.


Deuteronomio 28

58 Si no cuidares de poner por obra todas las palabras de esta ley que están escritas en este libro, TEMIENDO este nombre GLORIOSO Y TEMIBLE: JEHOVÁ TU DIOS,

59 entonces Jehová aumentará maravillosamente tus plagas y las plagas de tu descendencia, plagas grandes y permanentes, y enfermedades malignas y duraderas;

60 y traerá sobre ti todos los males de Egipto, delante de los cuales temiste, y no te dejarán.

61 Asimismo toda enfermedad y toda plaga que no está escrita en el libro de esta ley, Jehová la enviará sobre ti, hasta que seas destruido.

62 Y quedaréis pocos en número, en lugar de haber sido como las estrellas del cielo en multitud, por cuanto no obedecisteis a la voz de Jehová tu Dios.

63 Así como Jehová se gozaba en haceros bien y en multiplicaros, así se gozará Jehová en arruinaros y en destruiros; y seréis arrancados de sobre la tierra a la cual entráis para tomar posesión de ella.

64 Y Jehová te esparcirá por todos los pueblos, desde un extremo de la tierra hasta el otro extremo; y allí servirás a dioses ajenos que no conociste tú ni tus padres, al leño y a la piedra.

65 Y ni aun entre estas naciones descansarás, ni la planta de tu pie tendrá reposo; pues allí te dará Jehová corazón temeroso, y desfallecimiento de ojos, y tristeza de alma;

66 y tendrás tu vida como algo que pende delante de ti, y estarás temeroso de noche y de día, y no tendrás seguridad de tu vida.

67 Por la mañana dirás: ¡Quién diera que fuese la tarde! y a la tarde dirás: ¡Quién diera que fuese la mañana! por el miedo de tu corazón con que estarás amedrentado, y por lo que verán tus ojos.

68 Y Jehová te hará volver a Egipto en naves, por el camino del cual te ha dicho: Nunca más volverás; y allí seréis vendidos a vuestros enemigos por esclavos y por esclavas, y no habrá quien os compre.


5- RESULTADOS DEL ESPÍRITU DEL TEMOR DE DIOS EN TU VIDA.

El espíritu del temor de Dios produce la capacidad de asimilar entender y ejecutar el poder de la palabra en la oración constante para vivir en la paz de él.


DEUTERONOMIO 6

1 Estos, pues, son los mandamientos, estatutos y decretos que Jehová vuestro Dios mandó que os enseñase, para que los pongáis por obra en la tierra a la cual pasáis vosotros para tomarla;

2 para que temas a Jehová tu Dios, guardando todos sus estatutos y sus mandamientos que yo te mando, tú, tu hijo, y el hijo de tu hijo, todos los días de tu vida, para que tus días sean prolongados.

3 Oye, pues, oh Israel, y cuida de ponerlos por obra, para que te vaya bien en la tierra que fluye leche y miel, y os multipliquéis, como te ha dicho Jehová el Dios de tus padres.

4 Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es.

5 Y amarás a Jehová tú Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas.

6 Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón;

7 y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes.

8 Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos;

9 y las escribirás EN LOS POSTES de tu casa, y EN TUS PUERTAS.

 
© 2007 Template feito por Templates para Você