martes, 16 de febrero de 2010

Dele prioridad a la Palabra de Dios

Adquiere sabiduría, adquiere inteligencia; no te olvides ni te apartes de las razones de mi boca; no la dejes, y ella te guaradará; ámala, y te conservará.
– Proverbios 4:5-6

Recientemente, Dios ha estado llamando a un grupo cada vez más grande de creyentes que tienen sed espiritual. Están sedientos de conocer de una manera más íntima y personal a su Señor; sedientos de ser sus siervos en púlpitos, cam¬pos misioneros, hogares, oficinas de trabajo y en cualquier otro lugar al que Él los llame.

Son creyentes que no están satisfechos con encontrar el camino más fácil para avanzar sin esfuerzo en su peregrinaje al cielo. No, son creyentes que están decididos a correr la carrera, como el apóstol Pablo dijo, a correr para obtener el premio. Hablando espiritualmente, están en el camino a la excelencia. ¿Está usted entre ellos?

Si es así, quiero hablar de cuatro cosas que debe hacer para correr la carrera como campeón.

Dele prioridad a la Palabra. Si su meta es ser un evangelista excelente o un ingeniero de primera clase al servicio del Señor, la sabiduría que proviene de la Palabra de Dios es la que le ayudará a lograrlo. Jesús lo dijo de la manera siguiente: “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo 6:33).

Por eso, propóngase ahora a hacer lo que sea necesario para empaparse de la Palabra de Dios. Dedique todo momento disponible a leer, estudiar y oír la Palabra y a meditar en ella.

Sé que no va a ser fácil, pero si usted ha tomado la decisión de hacer algo en el ministerio de Jesucristo y cumplir con la gran comisión, deberá ser diligente. Dele prioridad a la Palabra en su vida y con seguridad tendrá victorias gloriosas por delante.

Escritura para leer: Proverbios 4:1-18

 
© 2007 Template feito por Templates para Você