jueves, 18 de febrero de 2010

Reflexión Nueva, Vida Nueva

La Vida Nueva de Dios

¿Su mente esta acosado a menudo con pensamientos negativos de duda, preocupación, temor o inseguridad de cualquier tipo? No está solo(a). Incluso los grandes hombres y mujeres de la Biblia experimentaron estas cosas. La Palabra dice que incluso Jesús estuvo entristecido al punto de la muerte en el Huerto de Getsemaní cuando fue enfrentado con Su muerte en la cruz.

La realidad es, el enemigo tratará de llenar su mente con sus sugerencias negativas, particularmente si usted está enfrentando circunstancias desafiantes. Hoy, yo quiero que sepa que usted puede vencerlas y salir con más victorias que jamás se ha imaginado.

Cada día usted se enfrenta con oportunidades para demostrar su fe en Dios y vencer a Satanás. Su primer paso de defensa es una mente que está guardada por la Palabra de Dios. Usted tiene que convertirse en guardián sobre su manera de pensar y rehusar los pensamientos negativos del diablo al hablar la Palabra cuando vienen (2 Corintios 10:5). Cuando usted hace esto, ha ganado su primera victoria personal contra el enemigo.

La primera cosa que usted tiene que entender es que su mente es un campo de batalla. A menudo yo he dicho que la mente es el estadio de la fe y que cada batalla que usted enfrenta será ganada o perdida en su mente. Dios quiere que su mente esté completamente sujeta a Su Palabra para que pueda vencer a Satanás. Pero recuerde, el enemigo, también desea controlar su manera de pensar y él obtendrá acceso a sus pensamientos si usted le permite. Juan 10:10 declara, “El ladrón no viene sino para hurtar, matar y destruir…” él sabe que su mente determinará sus sentimientos, acciones y por último su destino. Si él puede ganar la batalla para su mente, él puede destruir su vida.

Cuando Satanás ve una oportunidad para aprovecharse de usted, él intentará hacerlo. Él sacará el máximo provecho cuando usted se preocupa, se enfoca en las situaciones y circunstancias negativas y se revuelca en lástima de sí mismo (a). Cuando usted da lugar a estas emociones, abre la puerta para recibir aún más. Él encuentra victoria en usted estar enojado(a), frustrado(a) y triste. Cuando usted habla las palabras que coinciden con sus sentimientos negativos, usted le da lo que necesita para arrastrarle hacia abajo y reprimirle.

La buena noticia es que usted tiene acceso al poder que vence al diablo por medio de la Palabra de Dios y el nombre de Jesús. La Palabra de Dios sirve como su arma contra las palabras del enemigo. Para ganar la batalla de la mente, usted tiene que meditar en esa Palabra todo el tiempo (Josué 1:8). Por llenar su mente con las palabras y los pensamientos de Dios, usted podrá mantener la mente positiva en medio de las situaciones negativas. Confesando las escrituras sobre su mente, voluntad y emociones, tanto como sus circunstancias también es una de las cosas más poderosas que usted puede hacer para vencer al enemigo. ¡Hay poder en sus palabras, y cuando usted ora de acuerdo con la Palabra de Dios, en el nombre de Jesús, usted calla al diablo y le manda corriendo en la dirección contraria!

Usted no puede cerrar los ojos y desear que los pensamientos malos y las circunstancias negativas desaparezcan. ¡Cuando Satanás le reta a usted, entre en la lucha y quédese en ella hasta que vea la victoria! No me importa si usted tiene que confesar una escritura 500 veces al día. Haga usted lo que tiene que hacer. También, recuerde vestirse de la armadura de Dios descrito en Efesios 6:10-17. Declara que usted lleva el yelmo de la salvación (v. 17) y que usted tenga los pensamientos, sentimientos y propósitos del corazón de Dios, no los pensamientos, sentimientos y propósitos de Satanás.

Una vez que usted haya puesto sus defensas, esos pensamientos negativos aun vendrán, sin embargo manténgase fuerte. Sepa que la Palabra es el arma más poderosa que usted posee (Hebreos 4:12). Permite que proteja su mente y le muestre cómo vivir en victoria. La Biblia declara, “Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él…” (Proverbios 23:7). No sea víctima de los pensamientos podridos. Permita que la Palabra de Dios ancle su mente cuando viene la batalla. Enfóquese en, mantenga y hable sólo lo que Dios ha dicho y usted experimentará la victoria cada vez.

Si usted le gustaría más información en como renovar su mente con la Palabra de Dios y ser exitoso(a) en cada batalla, visite nuestra librería por Internet y centro de recursos bíblicos hoy. Puede llamar a nuestro ministerio al (800) 503-3551 para oración.

 
© 2007 Template feito por Templates para Você