martes, 16 de febrero de 2010

LAS BENDICIONES DE PEDIR SABIAMENTE

Y agradó delante del Señor que Salomón pidiese esto.
Y le dijo Dios: Porque has demandado esto, y no pediste para ti muchos días, ni pediste para ti riquezas, ni pediste la vida de tus enemigos, sino que demandaste para ti inteligencia para oir juicio, he aquí lo he hecho conforme a tus palabras; he aquí que te he dado corazón sabio y entendido, tanto que no ha habido antes de ti otro como tú, ni después de ti se levantará otro como tú. Y aun también te he dado las cosas que no pediste, riquezas y gloria, de tal manera que entre los reyes ninguno haya como tú en todos tus días. Y si anduvieres en mis caminos, guardando mis estatutos y mis mandamientos, como anduvo David tu padre, yo alargaré tus días. 1Reyes 3:10-14

Este es el final feliz de esta historia: a Dios le agradó la respuesta de Salomón y actuó en consecuencia. Así es cuando Dios sea agrada de nuestras peticiones, cuando pedimos según la voluntad de Dios, cuando pedimos sabiamente.

Observa bien lo que paso y de ello aprenderemos hoy:

1. Salomón es puesto a prueba cuando Dios le dice que pida lo que quiera, pues Él se lo dará.
Sabes que no a cualquier persona Dios le dice esto, solo a sus hijos, a los que buscan su presencia y quieren hacer su voluntad. Antes de que Dios le dijera que podía pedir lo que quisiera, Salomón estaba sacrificando holocausto a Dios, mil holocaustos, si leíste bien mil. Eso es lo que se llama una buena ofrenda a Dios y además nos habla de relación que tenía salomón con Dios.

2. Salomón pide sabiamente.
Si, pide con sabiduría. Un sabio que le pide a Dios que le dé la capacidad de gobernar con sabiduría. Salón era sabio y necesitaba sabiduría, era sabio porque el hombre sabio busca a Dios y él lo hacía. Para pedir sabiamente tu tienes que estar en plena comunicación con tu Padre, no puedes pedir con sabiduría si estas alejado de Dios.

3. Salomón recibe lo que pidió.
Cuando uno pide sabiamente, Dios te da lo que pides, el salmista dice “deléitate así mismo en Dios, y Él te concederá las peticiones de tu corazón”.

4. Salomón recibe mas de lo que pidió.
Esta es la mejor parte, Dios no slo te da lo que le pediste, sino que Él añade la bendición de los hijos de Dios, esto es ser una persona vive en prosperidad, ser una persona al que Dios le provee. Dios le dice te doy a un lo que no pediste, riqueza y gloria.

No solamente sería el mas sabio que hubo y habrá, sino que no habrá rey como él. Ten en cuenta este detalle, porque Jesús nos enseña lo mismo: “pongan la mira en las cosas de arriba y todo lo otro va a ser añadido”

En este día toma el ejemplo de Salomón y pide sabiamente, pues al hacerlo, Dios te añadirá lo que no pediste y te bendecirá con eso.

 
© 2007 Template feito por Templates para Você