martes, 16 de febrero de 2010

Las civilizaciones mesoamericanas

La vida económica

Las civilizaciones mesoamericanas, además de sus actividades agrícolas, desarrollaron una intensa actividad económica sustentada por distintas ocupaciones productivas y comerciales.

Si bien es cierto que la agricultura fue la principal actividad de los pueblos mesoamericanos, ello no significa que fuera la única fuente de riqueza de la época. Las grandes culturas de aquellos tiempos también desarrollaron oficios especializados en la producción de los más diversos objetos.


Más allá de la agricultura
----------------------------------------
Al revisar la Historia general de las cosas de Nueva España -misma que fue escrita por fray Bernardino de Sahagún en el siglo XVI- es posible descubrir una pormenorizada relación de los distintos tipos de labores que realizaban los habitantes de Tenochtitlan, donde, al decir del franciscano, había una gran cantidad de vendedores que ofrecían sus productos en el mercado de Tlatelolco o comerciaban con los habitantes de las regiones más lejanas de Mesoamérica; asimismo, él nos informa de la existencia de tejedores, ceramistas, artistas dedicados al arte de la plumería, joyeros y armeros; estamos ante un amplísimo conjunto de artesanos cuyas obras tenían una espléndida calidad.

Las distintas zonas culturales de Mesoamérica -debido a sus características ecológicas y físicas- poseían diferentes materias primas y productos que se demandaban en otras regiones: los artesanos de Tenochtitlan utilizaban plumas de quetzal que provenían del territorio maya, los joyeros de Oaxaca empleaban jade y conchas de la costa del Golfo de México o de Centroamérica y los tejedores de muchos lugares utilizaban la grana que por medio de un complicado proceso se obtenía de las cochinillas de Oaxaca. Así pues, durante la época prehispánica la producción y el comercio entre las distintas civilizaciones mesoamericanas fue sumamente activo.


El comercio interno
-----------------------------------------
Las grandes ciudades de Mesoamérica poseían un complejo sistema de producción y venta. En ellas existían talleres artesanales y agricultores que ofrecían sus productos en los mercados establecidos y los tianguis que regularmente se instalaban en las comunidades. Los medios para realizar los intercambios eran variados: en algunos casos las transacciones se efectuaban por medio de trueque, en otras más gracias a las semillas de cacao que se utilizaban como moneda y, en ciertas ocasiones, por medio de metales (laminillas de cobre con forma de "T" o canutos de pluma llenos de oro). Los falsificadores de moneda también existieron en las civilizaciones mesoamericanas: ellos perforaban las semillas de cacao para extraer su contenido y sustituirlo con barro.

El mercado más importante de la época se encontraba en Tlatelolco, una población cercana a Tenochtitlan. En él se podían obtener productos de toda Mesoamérica y contaba con una organización que fue capaz de asombrar a los conquistadores: sus vendedores estaban ordenados por géneros, tenía sus propios tribunales y contaba con un espléndido sistema de comunicaciones terrestres y acuáticas.

 
© 2007 Template feito por Templates para Você