miércoles, 17 de febrero de 2010

El Misterio de Los Faraones Negros

Un reciente reportaje de “National Geographic” (Febrero 2008) ha sacado a la luz datos nuevos sobre el misterio de los faraones negros que conquistaron el antiguo Egipto.

En el año 730 antes de cristo, un hombre llamado Pye decide que para salvar a Egipto, él debe invadirlo. Después de dos décadas de haber gobernado su propio reino en Nubia, una franja del África principalmente localizada en el actual país de Sudan (mira el mapa abajo).

Pye se consideraba el verdadero soberano de Egipto, también el legitimo heredero espiritual de sus tradiciones practicadas por faraones como ramses II y Thutmose III

Pye navegó con sus soldados por el rio Nilo (Nile river) hacia el norte y desembarcó en Tebas (Thebes), la capital del alto Egipto.

(Este es un adorno que usaba el faraón Pye y encontrado en su tumba. Es una diosa hecha en oro de alta calidad)

Se cree que antes de empezar a luchar como si fuera una guerra santa (Holy wars), Pye instruyó a sus soldados a purificarse, antes de combatir, bañándose en el rio Nilo y vistiéndose de trajes de lino fino, y rociando sus cuerpos con agua del templo en Karnak, un lugar donde se adoraba al dios sol Amun, quien era muy querido por Pye. Luego de festejar y ofrecer sacrificios a Amun, comenzó la batalla con todos los que se cruzaban en su camino.

Al final venció a todos los lideres en Egipto, incluyendo al poderoso Tefnakht, quien al rendirse le envió el siguiente mensaje a pye: “Be gracious! I cannot stand before your flame, I dread your grandeur.” (!Sea cortes! Yo no puedo ver su cara en los dias de deshonra. Yo no puedo párame ante su llama, temo su grandeza.).

(Estas son las ruinas actuales de uno de los templos que usaban los faraones negros de los tiempos antiguos de Egipto)

En intercambio por sus vidas el conquistador Pye animó a ser adorado en sus templos, embolsarse sus finas joyas y reclamar sus mejores caballos.

Luego Pye, el recién ungido, hizo algo extraordinario. Embarcó su ejercito y su botín de guerra y navegó hacia el sur, a su casa en Nubia. Nunca volvió a regresar a Egipto otra vez.

(Estas son estatuas actuales, testigos del reino Nubio desarrollado en su capital Kerma, en lo que hoy es el actual país de Sudan. Datan alrededor del año 593 antes de cristo.)

Cuando Pye murió, al final de sus 35 años de reinado (año 715 antes de cristo), fue sujeto de grandes honores y enterrado en una pirámide estilo egipcio, con 4 de sus más queridos caballos.

Fue una lastima que el gran rey nubio, quien hizo tales proezas haya permanecido anónimo para nosotros, muchos años.

En una escultura de un templo nubio de su capital Napata, solamente permanecen los restos de las piernas de Pye, donde se aprecia el color oscuro de las mismas.

Pye fue el primero de los faraones negros, reyes nubios que gobernaron sobre Egipto por 75 años.

A través de inscripciones talladas, halladas en ambos bandos, los nubios y sus enemigos, fue posible seguir el rastro de su gobierno, el cual abarca enormes territorios como se puede ver en el mapa adjunto, arriba mostrado.
Los faraones negros reunificaron a un Egipto andrajoso y llenaron su tierra con gloriosos monumentos.

Hoy las pirámides en Sudan (África), son más numerosas de los que existen en Egipto y son espectáculos fantasmagóricos que se encuentran en el desierto nubio, donde todavía es posible recorrer un mundo lejos del genocidio del actual Sudan y de la crisis de refugiados en Darfur o de las trágicas consecuencias de las guerras civiles en el sur de África.

Mientras tanto, a miles de kilómetros, hacia el norte, en el cairo la visión de las maravillas egipcias, sobretodo las pirámides, que se encuentran serenamente en el árido desierto. Apenas insinúa la antigua y prospera cultura nubia.

Actualmente el gobierno de Sudan está construyendo una represa o dique para una hidroeléctrica, a lo largo de 600 millas del rio Nilo, a la altura de la cuarta catarata (Merowe Dam). Para ver los detalles mira el mapa adjunto , arriba.

La represa inundaría miles de sitios , aún inexplorados, quedando bajo el agua más secretos o pruebas de la antigua civilización nubia.

Un hecho interesante de resaltar es que el mundo antiguo estaba carente de racismo. En tiempos del histórico conquistador Pye. La realidad era que su piel oscura era irrelevante.

Trabajos de arte del antiguo Egipto, Grecia y Roma, muestran un claro conocimiento de características raciales y tonos de piel; pero hay poca evidencia de que la piel oscura fuera vista como un signo de inferioridad.

Solamente después de que las potencias europeas colonizaron África, en el siglo XIX, se presto atención al color de piel de los nubios para efectos inaceptables.

El afamado egiptólogo George Reisner, fue quien descubrió las primeras evidencias arqueológicas de los reyes nubios quienes gobernaron sobre Egipto.

El descubrimiento ocurrió entre los años 1916 y 1919; sin embargo Reisner “ensucio” sus propios hallazgos por insistir que los negros africanos no pudieron haber construido los monumentos que él estaba excavando. Él creía que los lideres Nubios, incluyendo a Pye, eran egipcios libaneses de piel clara, quienes gobernaron sobre los primitivos africanos.

En los años de 1960 comenzó el cambio de vista sobre los nubios. En el año 2003, Charles Bonnet, después de décadas de estar excavando cerca de la tercera catarata del Nilo (ver mapa adjunto) , ganó reconocimiento internacional cuando descubrió 7 grandes estatuas de piedra de los faraones nubios (ver la figura mencionada arriba).

Cuando Pye murió en el año 715 AC., Su hermano Shabaka se asentó en la dinastía 25 y tomó como residencia a la capital egipcia de Memphis, igual que su hermano Pye.

Shabaka se vestía de la vieja forma en que lo hacían los antiguos faraones, adoptando el nombre del trono de la sexta dinastía Pepi II (Pye había reclamado el nombre del trono de Thutmose III)

Shabaka más que ejecutar a sus enemigos los puso a trabajar en la construcción de diques para proteger a los pueblos de las inundaciones del rio Nilo.
También mandó hacer otras obras como estatuas de granito representándose a él mismo, y vistiendo el “Kushite crown of the double uraeus” (corona de dos cobras que lo legitimaba como soberano y seños de dos tierras).

Shabaka recibió la corona en Memphis, en 690 AC. Y presidió sobre el combinado imperio de Egipto y nubia, por 26 años.

Luego siguió Taharqa (hijo de Pye), quien durante 6 años tuvo el trono. Él hizo las más audaces campañas de construcción de cualquier otro faraón, desde el nuevo reino (alrededor del año 1500 AC.)

Así agregó gigantescos ambientes al complejo de templos de Karnak, cerca de Tebas (Thebes) También construyó capillas alrededor del templo y levantó numerosas estatuas de él mismo y de su querida madre, Abar.

Taharqa tuvo al poderoso imperio asirio (Assyrian), quienes se habían asentado en el actual Israel (Jerusalem).

En varias y sangrientas batallas, Taharqa fue derrotado. Al final tuvo que huir hacia el sur (Napata) y nunca vió Egipto otra vez.

Es un misterio como pasó sus últimos años, con excepción de su acto final; pues cuando murió fue enterrado en una pirámide (como su padre Pye); pero evitó el cementerio real. Lo hizo en la orilla opuesta del rio Nilo.

Expertos consideran que la pirámide donde fue enterrado Taharqa estaba alineada con la salida del sol del antiguo Egipto, dia del nuevo año, lo cual lo relacionaba con la perpetuidad, según el concepto egipcio del renacimiento.

 
© 2007 Template feito por Templates para Você